Canciones con Historia: "Run to the Hills" (IRON MAIDEN)

Redactor: Ángel Cao

Ilustración: Emanuel Pascual (@proyectoerizo)

“El hombre blanco vino cruzando el mar, nos trajo dolor y miseria. Mató nuestras tribus, mató nuestro credo. Tomó nuestro juego para su propia necesidad”

El hombre blanco, incomprensiblemente llamado civilizado en otras épocas, siempre ha ido allá donde la diversidad y la riqueza de recursos estaban presentes. Sequías, epidemias y conflictos de diversa índole fueron la excusa perfecta para conquistar y colonizar nuevos territorios por muy lejos que se encontrasen.

Pese al conocido “ligerísimo” error de cálculo al medir mal la distancia existente entre Europa y Asia cometido por Cristóbal Colón, alcanzó un nuevo continente: el denominado Nuevo Mundo.

Uno de los mapas que se cree que guió a Cristóbal Colón

La llegada de los diferentes exploradores europeos, fue voluntaria o involuntariamente un genocidio en toda regla. De forma involuntaria porque enfermedades por aquel entonces desconocidas para los indígenas, como el Tifus, Viruela o Gripe, hicieron que la demografía se resintiese notablemente al carecer estos, de resistencia biológica a dichas dolencias.

Por otro lado, la superioridad militar de los invasores que ya poseían armas de fuego, hizo muy complicada (por no decir imposible) la resistencia ante el hombre blanco, al que se referían a él como “Chabochi”, que quería decir “persona con telarañas en el rostro”.

El conquistador Hernando de Soto torturando a los jefes nativos de Florida

Respaldados económicamente por reyes y la élite religiosa de la época, que sostenían que los indios carecían de alma e incluso los calificaban de ajenos a la especie humana, comenzó la incomprensible y agresiva misión de imponer la cultura, religión e idioma de la raza que se consideraba dominante. Por si fuese poco, se creían en el derecho a abusar en el sentido más estricto de la palabra: violaciones (incluyendo pederastia), torturas, mutilaciones y exclavitud, fueron una constante.

A pesar de estar documentadas y argumentadas estas barbaries, aun existe quien niega la mayor y se aventura a negar cualquier exceso y abuso en las conquistas. Antonio Espino, Catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Barcelona en su libro “La Conquista de América” (Ed. RBA), analiza todo el proceso de colonización, las armas y las sangrientas batallas. En una entrevista para el periódico digital El Confidencial, reflexionaba sobre este asunto, diciendo que ve en estas teorías sin fundamento, una cuestión de patriotismo mal entendido siempre se ha negado cualquier exceso cometido en América”.

Estas acciones, no fueron sólo cosa del imperio español y portugués de la época, tras sus pasos, le siguieron otros como el francés o el británico, siendo todo esto documentado por películas y libros que no hacen más que alimentar la incredulidad, al ver a lo que es capaz de llegar la raza humana.

Son muchas las bandas que a pesar de tener un nivel musical elevado y sobradamente reconocido, cojean en ocasiones con letras pobres y vacías de contenido. Sin embargo, tal y como hemos comprobado en otras composiciones presentes en esta sección, podemos encontrarnos con letras que vienen a convertirse en auténticas lecciones de historia. Una de las formaciones que ha demostrado ser más meticulosa y estar preocupada por el concepto global de las composiciones es la británica Iron Maiden, y temas como Alexander de Great, Stranger in A Strange Land, Invaders o The Trooper son un ejemplo de ello. A principios de la década de los ochenta publicaban The Number of the Beast” (EMI, 1982), su tercer álbum de estudio y el primero con Bruce Dickinson que entraría en sustitución de Paul Di´Anno. Se trata de una de las mejores obras de arte que ha dado el Heavy Metal a lo largo de su historia.

Iron Maiden – Run to the Hills (The Number of the Beast, 1982)

Uno de los temas que lo componen es Run to the Hills, y como mencionamos con anterioridad se puede calificar de verdadera lección de historia. “Corred hacia las colinas”, que así es la traducción de su título, quiere plasmar la crueldad y el horror sembrado que supusola llegada de los europeos al territorio americano.

Steve Harris, autor de la canción, puso su foco en la irremediable huida e indefensión de los nativos americanos, narrando la historia desde ambos bandos de forma implícita, directa y sin rastro de metáforas. El lenguaje empleado es crudo y describe cada una de las aberraciones descritas.

Soldado azul en el desierto
Cazando y matando, su juego
Violando las mujeres y desperdiciando los hombres
Solo los buenos indios son dominados
Corre a las colinas, corre por tu vida…

Paradojas de la vida, más de 500 años después, nos encontramos con una letra atemporal ya que son situaciones que acontecen en la actualidad de forma similar. El imperialismo económico, que así se podría llamar perfectamente, sigue más vivo que nunca, y canciones como esta, se hacen todavía más necesarias para recordar atrocidades e injusticias que nos parecen lejanas, y que sin embargo nos deben hacer reflexionar si realmente estamos tan distantes en el tiempo de esas acciones.

[Total:2    Promedio:3/5]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *