Crónica LOS DELTONOS en la Sala Mardi Gras (A Coruña, 13/05/17)

Redacción y fotografías: Ángel Cao

“Respetan y corresponden a su público en igual magnitud al rock and roll que profesan”

La última vez que Los Deltonos pisaron A Coruña, fue hace aproximadamente año medio. Por entonces, presentaban su álbum “Salud!” y a pesar de tratarse de un álbum redondo, con un sonido diferente a sus predecesores y con todo a favor para una velada perfecta, nos fuimos con la sensación de no haber sido un concierto a la altura de las circunstancias. El motivo es muy simple, la sala de cuyo nombre no es necesario acordarse, no puso lo suficiente para un sonido ni iluminación acorde al nivel que se espera de un local que alberga un concierto de una banda con el nivel y la experiencia como los de Munieras, con nada menos que con 30 años de trayectoria.

Dispuesto a sacarse la “espinita” de aquella experiencia no plenamente satisfactoria, la noche del sábado era apostar a caballo ganador. Una sala Mardi Gras prácticamente completa de fieles seguidores, hicieron vivir durante un par de horas en el espejismo de que el rock & roll nacional goza de la buena salud que se merece.

Por la parte que le toca a bandas como la de Hendrik Röver, Fernando Macaya, Pablo_Z y Javi Arias, sus deberes están hechos con creces y más cuando se sacan de la manga un álbum como “Los Deltonos” (2017) en el que son capaces de hacer un flashback en cuanto a sonido y sin síntomas de desgaste.

Pasadas las 11 de la noche, el cuarteto tomó posiciones tras las comprobaciones de equipo de rigor, y tras el primer tema, Taquicardia del álbum Salud!, el resarcimiento fue pleno y satisfactorio. Un primer surtido de temas sirvieron de preámbulo para la cata de su último disco. En ese primer bloque de “Salud!”, con la citada Taquicardia y Miedo, dan a entender que lo suyo no es vivir de rentas precisamente. Elvis perteneciente a “GT”, personalmente su mejor álbum, No por nada y Discotheque Breakdown, levantan las primeras ovaciones, además de por el hecho de entrar en la categoría de clásicos, el aumento de decibelios es directamente proporcional a la entrega de las guitarras de los maestros Hendrik Röver y Fernando Macaya en sucesivos solos.

Puesto ya el mantel para probar el nuevo disco en directo, Hendrik justifica el hecho de tocar 5 temas seguidos del mismo apoyándose en un frase/ refrán de su suegro. Los primeros vientos fueron con Sur, seguido de Colisión y Tiempo mejores, esta última y su creciente intensidad sería la culpable de la rotura de una de las cuerdas del vocalista y posteriormente de uno de los momentos de la noche. Tras la terminar la canción con 5 cuerdas, Hendrik buscó voluntarios/as para las labores de sustitución, y lo cierto es que no faltaron candidatos/as.

Tal y como está escrito, el show debía continuar, y las dos últimas canciones de este bloque, Magia y No saber, tienen en directo el sabor del Blues- Rock más pesado y aguerrido que hayan hecho hasta el momento. Posiblemente un punto y aparte en el nuevo sonido Deltono, pero para nada incompatible con la deriva Americana de las últimas entregas.

Aunque en teoría aquí terminaba la degustación, quedaba por escuchar más adelante Sanmartín, en la que Hendrik defendía sus labores con la armónica. Este tema que toca un asunto espinoso como son los abusos cometidos por parte del clero es otro ejercicio de compromiso, crítica social y de como su música se pone al servicio de algunas causas.

El primer brindis de la noche, como no podía ser de otra manera, llegó con la joya Brindemos, y serviría para recordar a Jaume de la Sala Mardi Gras, que hoy no podía estar presente. Posteriormente, sería con Salud! para la que Pablo_Z tiene siempre un vaso a mano para compartir con el público. En el caso del bajista, se empeñó como siempre en complicar la labor del fotógrafo con sus bailes y contorneos a los que nos tiene acostumbrados en cada concierto. Tanto en su caso, como en el de Javi Arias a la batería, configuran una sección rítmica bien engrasada, calibrada al milímetro y sincronizada con el dúo de guitarras.

Con idas y venidas en el tiempo fueron jugando con la seguridad que da tener una discografía sólida con álbumes como “Saluda al Campeón”“Buenos Tiempos”, “Tres hombres enfermos” ,“Bien, Mejor” o “GT”, y poco a poco fueron soltando píldoras de nostalgia en forma de canciones como Escucha, Mirar Atrás, No puedo esperar y tres de sus himnos como son, Saluda al Rey, Gasolina y Soy un hombre enfermo, coreados satisfactoriamente por la mayoría de los presentes. Todas ellas recubiertas de la frescura que está impregnada hoy por hoy su directo. Un cuarteto disfrutando sobre el escenario, con complicidad y unos roles bien marcados, dieron como resultado final, más de 20 temas que bien podrían servir de glosario de géneros musicales como Blues, Rock and Roll, R&B, Country o Funk. En cuanto a entrega del público, fieles o no fieles, veteranos o nuevos seguidores , hicieron lo suficiente para que la banda respondiese con 2 Bises y un amago de otro (ya que no les dio tiempo ni a salir del escenario para proseguir con el concierto), son la muestra de una banda que respeta y corresponde a su público en igual magnitud  al rock and roll que profesa.

[Total:3    Promedio:4.3/5]

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 15 mayo, 2017

    […] Crónica del concierto: Enlace […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *