Crónica del concierto de NORTONES en la Sala Mardi Gras "Sobrenatural se antoja un disco realmente interesante para los amantes del rock"

Redactor: Luis Salgado

Fotografías: Julia Huertas

“Sobrenatural se antoja un disco realmente interesante para los amantes del rock”

El grupo coruñés Nortones presentó el pasado viernes 14 su primer larga duración llamado “Sobrenatural” en la emblemática sala de la ciudad herculina. Los Nortones ya contaban con un EP lanzado el año pasado y que sirvió como carta de presentación de la banda y donde ya dejaban entrever el potencial que se les intuía como grupo y que a tenor de lo visto y oído en la Mardi gras y a falta de escuchar detenidamente el nuevo disco han confirmado con creces. Este disco ha sido posible registrarlo gracias a una exitosa campaña de crowfunding que incluso les ha permitido la grabación de un ambicioso videoclip que verá la luz próximamente.

Ante una sala con tres cuartos de entrada y con un público compuesto en gran medida por familiares y amigos que no quisieron perderse esta fecha tan especial, comenzó el concierto. La banda sale a por todas desde el minuto 1 y disparan los tres primeros temas sin respiro entre ellos. El fuego se abre con un medio tiempo llamado “Buenas noches” seguido de “No tengas miedo” donde le meten una marcha más al asunto, el sonido hammond empieza a tener un protagonismo que ya apenas abandonará en todo el concierto. La inclusión de Anxo Seco a los teclados ha sido claramente un acierto que ha permitido al grupo acercarse a unas sonoridades más clásicas y dotar a los temas de unos arreglos y matices que los engrandecen. Sobre el teclado de Anxo, con un piano que me recordó a los Lynyrd más clásicos se sustenta el tercer tema de esta primera batida “Pecado mortal”. El sonido está siendo bueno y la banda se nota que sale con toda la ilusión del mundo a defender sus nuevas canciones.

Con “Vaso a vaso” echan la vista atrás y nos recuerdan uno de los temas de su primer trabajo. Sale el primer invitado de la noche(Jota) con el que hay una permutación de instrumentos, haciéndose este cargo del bajo y el bajista Miguel toma la guitarra acústica para ofrecernos “Despistado”, una intensa balada. Con más invitados continua el show, en este caso es J. Nogueira quien aparece en escena para interpretar junto a la banda dos de los mejores y más potentes temas de toda la noche “Acto final” y “Sin querer”, las tres guitarras que momentáneamente se juntan en el escenario echan fuego en unos temas poderosos y con punch. Juan, voz y guitarra, intenta por todos los medios despertar a un público que no acaba de responder plenamente a los esfuerzos y entusiasmo que la banda está poniendo sobre el escenario.

Llegando al ecuador del concierto nos anuncian un tema más blues y suena “Mordiscos” un estupendo blues rock con un punto oscuro que estaba incluido en su anterior disco y donde sobresalen unos magníficos solos de guitarra y teclados.

Vuelve a haber invitados sobre la tarima, esta vez son Mario y Adri del grupo Tregua que apoyan a las guitarras y voz haciendo un gran y rotundo medio tiempo como fue “Vis a vis”. Con el tema que da título al disco que hoy es protagonista, continúa un concierto intenso y de pocos parones donde los músicos dan lo mejor de ellos. Si antes destacaba los teclados de Anxo no puedo dejar de mencionar la robusta base sonora que forman el bajo de Miguel y la batería de Steven Martin quienes durante todo el concierto mantuvieron bien arriba el sonido de la banda. Una base de la vieja escuela, sólida, fuerte, bien tocada, sin grandes aspavientos ni más notas de las necesarias, en una palabra ,el ritmo del rock n roll vaya. Lo mismo digo de los solos y riffs que dispara Ricky Lee Rock metidos con mucho gusto y clase.

El siguiente tema en sonar es “De nada sirve hacerse mayor”, una pieza bien recibida y que me da la sensación de que es conocida por una parte del público, un pildorazo rockero, animado, con un gran Juan a las voces y que en su conjunto me recuerda a los mejores momentos de M Clan. La banda está engrasadísima y cae una potente “Vete” de su primer disco, canción con poderosos riffs de guitarra y un gran solo de Juan.

Bajan un poco la intensidad del show y nos dan un respiro para presentar a la siguiente invitada, Cia Campillo, que al igual que en el disco canta con ellos la bonita balada “Quédate”, la conjunción de las voces de Juan y Cia está realmente lograda.

Con “Gasolina” realizan un gran tributo a uno de sus grupos de cabecera y grandes referentes del rock de corte más americano de este país, Los Deltonos. El último invitado de la noche hace su aparición , Yul y con el hacen una enérgica pieza titulada “Muñeca rusa”.

Nos anuncian que el siguiente tema llamado “Salto al vacio” será el protagonista del ambicioso videoclip del que hablábamos al principio, y que servirá para promocionar el disco, que se podrá ver próximamente. Suena un buen medio tiempo con un break a la mitad que desemboca en una frenética orgía entre la guitarra y los teclados.

Esto va tocando a su fin y los músicos se van presentando entre pequeñas demostraciones con su instrumento, en una de ellas tocan un breve fragmento del gran “Black night” de Deep Purple , el público en general salvo quizás unos pocos permanece impávidos ante estas ya icónicas notas, sin embargo, instantes después cuando suenan los acordes del también icónico “Seven nation army” de The White Stripes la reacción es mucho más efusiva. Esta paradoja es quizás y visto desde un punto de vista totalmente personal lo único que flojeó en este concierto, un público que quizás no estaba habituado a estas sonoridades rockeras y de corte clásico que beben más probablemente de grupos como Black Crowes que de otros rockeros de los de la hornada de los dos miles pongan aquí el nombre que les parezca más oportuno. Y si bien esto en ningún momento lastró la calidad de lo que sonaba desde las tablas si eché en falta algo más de entusiasmo y calor por parte del respetable con una banda que salió a darlo todo desde el primer minuto.

El concierto acabó con “Superman” tema de su anterior producción que por su urgencia y velocidad me recordó vagamente a Los Zigarros y sirva esto como un elogio ya que me parecen una gran banda de rock.

En definitiva, los Nortones nos ofrecieron una gran noche de rock n roll donde nos mostraron principalmente los temas de su nuevo trabajo y que se antoja un disco realmente interesante para los amantes del rock. Ahora sólo queda que lo muevan y presenten por todos los lugares posibles, quizás en unos meses y ya con los temas bien rodados puedan volver a esta misma sala y ofrecernos otra ración de “Sobrenatural”, estoy seguro que el resultado puede ser incluso mucho mayor.

[Total:0    Promedio:0/5]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *