Crónica de la I Edición del FISTERRA BLUES EXPERIENCE "Cualquier parecido con un festival al uso es pura coincidencia"

Redactor: Ángel Cao

Fotografías: Ángel Cao y Lucía Fernández

“Cualquier parecido con un festival al uso es pura coincidencia”

Por todos y todas es sabido la burbuja festivalera en la que actualmente estamos sumergidos. Entendiendo festival como ese tipo eventos o formatos en los cuales podemos disfrutar de gran cantidad de bandas y de diversas actividades paralelas ligadas a dicho acontecimiento, esta primera edición del Fisterra Blues Experience. escapa totalmente de cualquier similitud con un festival al uso.

En primer lugar porque la oferta de bandas (por suerte) era reducida, por lo que se podía disfrutar de ellas en todo su explendor y sin posibles solapamientos, y por otro lado distaba mucho de cojear en lo que se refiere a nivel al contar con Bakin´ Blues Band, Sabela King & The Heartbreakers, la flamante Fisterra House Band, Greg Izor & Iker Piris y por último con la leyenda Lazy Lester junto a sus escuderos los Lazy Boots.

La motivación y el atractivo de venir este fin de semana a Fisterra, era poder pasar un fin de semana de los que pueden calificarse redondos y en lo que uno puede sentirse pleno y satisfecho en el plano afectivo, social, cognitivo y motor. ¿Complicado no? Pues así fue para aquellos y aquellas que pudieron participar de todas las actividades previstas en el programa.

Afectivo y social porque en todos los conciertos, jams sessions, el Blues a bordo y los obradoiros, se respiraba cercanía, además de ser la excusa perfecta para el reencuentro entre amigos llegados desde diferentes puntos.

En la jornada del sábado, el “Obradoiro Conta Blues” estaba dividido en dos bloques y contaría con los niños/ as como grandes protagonistas. En la primera parte, los más pequeños descubrieron los orígenes y las raíces del blues. El taller continuó con la construcción de un Cazú con el que terminarían acompañando un blues compuesto para la ocasión.

Algunos de estos niños repetirían y acompañaría a los más mayores a depurar sus capacidades con el baile en el “Aula Aberta de Baile Blues”. Los participantes, no tardaron en desinhibirse y recibieron por parte de la Escola Swing on una verdadera clase magistral entorno a los diferentes pasos, ritmos y variantes del género.

Como advertíamos días antes, el cartel suponía un auténtico lujo al contar no sólo con bandas consagradas como “la Bakin´” o experimentada como la Fisterra House Band creada para la esta cita, sino que también tenía entre sus reclamos a una leyenda viva como el norteamericano Lazy Lester. Con respecto al de Luisiana, sería faltar a la verdad decir que su estado físico es perfecto a sus 84 recién cumplidos el pasado 20 de junio. El paso del tiempo ha hecho mella en él como lo haría en cualquier ser humano de carne y hueso. Sin embargo, una vez puesto en faena, como si de un milagro se tratase, pudimos ver como el escenario sirvió para cargar la batería de una manera extraordinaria.

Pudimos comprobar como la belleza de su música no es perecedera, y su entrega y capacidad a la hora de interpretar tanto temas de tempo lento y rápido, no sufrió la más mínima alteración. No hay que restarle mérito a los Lazy Boots, la banda que le acompaña siempre en sus giras por nuestro país. Los madrileños conocen a la perfección lo que musicalmente el bluesman necesita y espera de ellos en cada momento, gracias a la calidad que derrochan y a que están con todos los sentidos puestos en el veterano guitarrista y armonicista. Tras un concierto en el que sería egoísta pedir más tras la lección y el imborrable ejemplo recibido. la ovación recibida bien podría suponer la melodía que resume a la perfección esta primera edición del Fisterra Blues Experience.

Horas antes, las Vermú & Blues tenían el honor de estrenarlas en el puerto la Fisterra House Band integrada por Emilio Arsuaga, Fernando Beiztegui, Sergio Bárez, Pablo Bárez y el maestro Edu BigHands ” Edu Manazas. Concierto divertido y sin altibajos, y que provocó los primeros contorneos improvisados. Ni el concierto del día anterior ni las pocas oportunidades de tocar como formación hasta el momento, supusieron un handicap ni una excusa para exprimir sus talentos. A destacar el interminable despliegue de recursos a cargo de Edu Manazas, del que hasta el momento sólo había podido quedarme con la boca abierta a través de los maravillosos vídeos que a veces pone a nuestra disposición la plataforma Youtube.

Tras terminar esta primera sesión, la cita era en la Calle Real, donde nos esperaban un trío de ases como Sabela King & The Heartbreakers, es decir, Benja Vázquez y Ramón “Figui”. En el repertorio que llevaron a cabo, mostraron tanto los temas que integrarán su primer álbum, como adaptaciones de clásicos que no solo pertenecen al género blues. El Soul, el Swing, chanson o mismo la ranchera en el caso de las canciones interpretadas por Sabela King con ukelele en solitario, hicieron de su concierto uno de los mejores momentos del Fisterra Blues Experience. Al verlos en acción se hace evidente la sintonía y el grado de entendimiento que existe entre ellos al integrar formar parte de otros proyectos como The Lákazans. Pura espontaneidad de principio a fin.

Retomando la recta final del festival, al concierto para enmarcar de Lazy Lester hay que sumarle el que ofrecieron previamente una mejores bandas de blues del país, la Bakin´Blues Band. Vestidos de gala Javier Turnes, como maestro de ceremonias variando la temperatura a su antojo en cada canción; David “Tato” rebautizado desde hoy mismo como “Feeling Man” por el gusto y estética que aporta a sus solos sin inmutarse lo más mínimo y con la discreción de siempre sobre el escenario; el imprescindible Alex Casquero a las teclas; Fran Sanz al bajo y también como seguro de vida de la Bakin´ y  Lucas Ferrández, uno de los más completos baterías que cualquier banda de blues de prestigio querría contar entre sus filas, contaron con la sección de vientos que sirve de indicativo de que estamos ante una ocasión especial.

Como siempre que tengo el placer el de verlos en directo, jamás defraudan y por otro lado no puedo evitar quedarme con una sensación agridulce sensación de que estamos ante una banda a mi parecer infravalorada, o mejor dicho, suficientemente reconocida. Como es habitual en ellos, dieron lo mejor de ellos mismos a pesar del cansancio acumulado, tras dos intensos días de jams, conciertos y de trabajo en labores organizativas. Para completar una velada perfecta, no faltaron las sorpresas antes de dar paso a Lazy Lester como plato fuerte y broche de oro del festival. Invitaron a que participase en tres de sus temas a la formidable vocalista Carla Green, que recientemente iniciaba una nueva andadura musical junto a The Demons.

Poco más se puede pedir de esta primera edición en cuanto a organización, participación y satisfacción por gran calidad de los conciertos que se presenciaron. En todos ellos el sonido fue inmejorable en sus diversas ubicaciones, lo que bien podría ser otro de los argumentos que esgrimíamos al comienzo, para alejar a esta cita de los demás festivales, por lo general masificados y poco preocupados no solo por la calidad del sonido, sino también por la salud auditiva de los asistentes…

Se agradecen y se requieren “festivales” de carácter integral y que sobretodo van dirigidos tanto a pequeños como a mayores, porque en definitiva, iniciativas de este tipo además de aportar diversión y buenos momentos, son un eslabón más de la educación musical de todos ellos, algo de lo que por desgracia no andamos muy sobrados…

Galería con las fotografías del Fisterra Blues Experience: Enlace

 

[Total:1    Promedio:5/5]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *